Una nueva forma de consumo

En un país donde los salarios son cada vez más bajos, el paro aumenta y la sociedad cada vez es más exigente en cuanto al consumo se refiere, el universo low cost llega para cubrir las necesidades de todos aquellos que quieren sumergirse en el mundo de las compras pero sin tener  grandes posibilidades.

Desde que nos vimos inmersos en la crisis, hace unos años atrás, las empresas y los servicios han tenido que adaptarse al medio. En una sociedad donde las ventas bajan por la falta de recursos de las familias, las empresas se ven obligadas a dar soluciones alternativas y crear estrategias que fomenten el consumo y sean asequibles para todos.

Las limitaciones económicas han fomentado un nuevo estilo de vida; viajamos con compañías de bajo coste, compramos ropa en comercios “outlet”, hacemos uso de las marcas blancas, etc. Somos animales de tendencias, creamos nuestra propia identidad a partir de lo que consumimos, y esto nos ayuda a relacionarnos con el medio.

Formamos parte de una sociedad consumista, la clase media crece, y cada vez son más las personas que invierten en productos y servicios. El low cost ofrece multitud de posibilidades para todos aquellos que tienen una economía limitada, pero que a su vez forman parte de esta vorágine del gasto.  “Low cost, la solución a grandes problemas” una estrategia innovadora que acerca a “ricos” y a “pobres” permitiendo el acceso a un gran mercado del que todos formamos parte.